Hipotecas para autónomos

hipotecas-para-autonomos

Los bancos nunca han confiado plenamente en los emprendedores, entre otras cosas porque no tienen un empleo fijo con sueldo estable, siendo esto lo que modifica el nivel de riesgo del autónomo para la concesión de una hipoteca, dificultándole la aprobación de hipotecas para autónomos.

Las entidades bancarias valoran más la comodidad y seguridad de un sueldo con años de antigüedad en su puesto de trabajo que la experiencia de negocio del autónomo.

Los autónomos son de hecho quienes mayores problemas tienen frente a los bancos.

Por esta razón, conviene antes de solicitar una hipoteca para autónomos leer nuestra guía para conocer todo lo que tienes que saber.

Requisitos hipotecas para autónomos

hipotecas para los autonomos

Al solicitar un préstamo hipotecario son varios los factores que te van a ayudar siendo emprendedor:

Lo primero es no pedir la hipoteca en tu banco dando por seguro de que nos la van a conceder por el hecho de estar seguros de que puedas pagarla.

Muchos autónomos y pequeños comerciantes están convencidos de que su banco conoce cuáles son sus ingresos aprobando así fácilmente la hipoteca. Sin embargo, la realidad es que el banco no entiende tu negocio ni tu productividad.

Al contrario entiende de números, papeleos y es por tanto mediante la documentación que tendrás que aportar que demostrar tus ingresos con los que acreditar puedas afrontar los pagos de la cuota mensual mes a mes.

hipotecas-para-autonomos

A pesar de que lo ideal seria que el director de tu banco conociera tu sector empresarial, lo que se gana y la parte interna del mismo, la realidad es al contrario.

Por ejemplo, no conoce las particularidades de tu negocio , por ejemplo restaurante, despacho arquitectos, abogados una buena empresa.

A la inversa, no suelen entender bien como funcionan los negocios, aun así es posible encontrar bancos especializados en financiar negocios aumentando de esta forma la probabilidad de éxito.

También es necesario antes de acudir a la oficina bancaria preparar un plan detallado de negocio en donde se especifican los pormenores de tu negocio.

En este completo dossier debe encontrarse un resumen ejecutivo con los puntos clave que determinan tu capacidad de pago y cualidades de gestión del negocio.

Además debes incluir las características básicas de tu actividad, incluyendo factores de riesgo, puntos fuerte así mismo débiles.

Los directores suelen ir al detalle, por tanto junto las características de la hipoteca que solicitas debes facilitar la atención.

Solicitar hipoteca para autónomos

préstamo hipotecario para los autonomos

También se ha de incluir la historia de tu negocio junto tu currículum, así como todo aquello que te favorece y te hace especial a nivel empresa.

Tienes que vender tus capacidades como autónomo, siendo realista pues lo importante siempre es tener capacidad para pagar la hipoteca.

Más tarde debes entregar tu documento contable y fiscal de manera organizada para que tu banco puede hacer el estudio y análisis de solvencia.

Si no entiendes es mejor que te lo prepare tu gestor fiscal.

Conviene tenerlo todo en regla, si no lo has presentado bien y contiene errores es mejor esperar a tenerlo todo correcto.

También conviene ser realistas, si los libros contables reflejan que no eres solvente, es mejor evitas perder tiempo solicitando una hipoteca.

En consecuencia debes presentar beneficios y si tus ingresos extraordinarios suben o decrecen los debes explicar.

Lo ideal es que el balance y la cuenta de perdidas y ganancias sea estable, así mayor probabilidad de que el empleado del banco mande la hipoteca a riesgos.

Cuando esto lo hace es porque piensas existe posibilidad de que se apruebe, lo cual es positivo.

Muchas solicitudes no se estudian por falta de documentación e información, tenlo presente.

Información con ingresos y gastos del autónomo ampliados con la documentación fiscal y contable.

Allí se detalla quiénes son tus proveedores y clientes más importantes, ven si tus ventas están diversificadas, nuevos proyectos pendientes a firmar, cualquier detalle que verifique tus fortalezas y debilidades.

Obtener tu hipoteca para autónomo

¿Tienes capacidad de ahorro y un gasto controlado?

Si tus cuentas corrientes reflejan una estabilidad es probable esto lo valoren bien.

Quieres ver cuáles son tus gastos e ingresos, ver si ahorras y cuanto a final de mes.

Un autónomo sin ahorros lo tendrá imposible para la solicitud de una hipoteca.

Entrevistas con los bancos ya sea en persona o por internet, siempre de manera profesional y controlada.

Es por ello conviene tener copias del dossier de financiación a presentar ante los distintos bancos.

La impresión que sea de calidad, diseño atractivo que se note un esfuerzo por tu parte.

Ni os imagináis la cantidad de veces que un expediente la entidad lo deniega solo por la mala presentación, esto refleja una falta de profesionalidad relevante.

Al concertar entrevistas con los bancos conviene llevar tu información contigo, en papel o pen drive.

Pero si quieres ahorrar tiempo, antes de esto compara usando comparadores de hipotecas como Creditos-hipotecarios.es para hacer un primer filtro.

Así podrás conocer las hipotecas para autónomos más competitivas según tus posibilidades, profesional, volumen de negocio, ingresos y gastos así como lo que ofreces al banco (quizás te interesa llevar las cuentas de tu empresa al banco para dar más fuerza a la operación).

¿Qué garantías puedes aportar? Además de hipotecar la vivienda que vas a comprar es posible te pidan garantías adicionales.

Puedes poner dobles garantías (hipotecar otro inmueble), que firme un avalista, pignorar depósitos bancarios, acciones, fondos de inversión para aumentar la seguridad del banco en prestarte el dinero.

Como puedes ver, conseguir una hipoteca siendo autónomo no es fácil pero no por ello imposible. 

Si quieres que alguien te ayude, puedes buscar a un asesor y experto hipotecario especializado en hipotecas para autónomos para que gestione tu expediente.

Sea cual sea tu decisión, solicitar una hipoteca es un proceso lento y laborioso en donde se requiere paciencia por parte de los intervinientes.